Los ronquidos son sonidos producidos por la vibración del paladar blando y de otras estructuras del tracto respiratorio superior. Es muy frecuente (el 40% de la población adulta ronca), especialmente en los hombres obesos de mediana edad (> 40 años). Los ronquidos pueden ser muy molestos para el compañero de cama, pues le pueden impedir dormir. A menudo, el compañero tiene que ir a dormir a otra habitación.


El mejor tratamiento disponible para el SAOS es un aparato llamado CPAP (del inglés Constant Positive Airway Pressure, presión positiva constante en la vía aérea). Este aparato proporciona una ligera presión positiva en la vía aérea a través de la nariz, cuando se duerme. Con ello, se mantiene la presión en la garganta por encima de la presión atmosférica, manteniéndola continuamente abierta e impidiendo las apneas y los ronquidos. El tratamiento es tan eficaz, que al cabo de 2-3 días, los pacientes cuentan que desaparecen los ronquidos, las apneas y la somnolencia excesiva durante el día.

El tratamiento con la CPAP no cura la enfermedad, por lo que el paciente debe hacer un esfuerzo adicional y tratar de perder peso. Alternativamente, y para casos no muy graves, se pueden probar los avances mandibulares (un pequeño aparato que se coloca entre los dientes y desplaza el maxilar inferior hacia delante). Estos aparatos son especialmente útiles en personas con micrognatia (maxilar inferior pequeño), que roncan.

No se dispone de medicamentos útiles para estos problemas de ronquidos y de apneas (hay mucha publicidad engañosa).